Es tiempo de alianzas, de aunar fuerzas, porque en este momento en el retail, no solo existe espacio suficiente para el e- commerce y la tienda física, sino que además, es una relación que reporta ventajas competitivas para ambos. Éste fue el mensaje principal que se desprendió durante el Congreso Madrid Retail 2018.

Bajo el título “La hora del nuevo Retail se inauguró la tercera edición del Congreso Madrid Retail. Un encuentro, que se ha convertido en un referente para profesionales del sector, y que lo organiza la CEC (Confederación Española de Comercio), la COCEM (Confederación de Comercio Especializado de Madrid) y la publicación DA Retail.  Importantes empresas del sector se dieron cita en este evento, y compartieron inquietudes y experiencias sobre cómo será el futuro que está a punto de llegar.

“Muchas veces se ve el e-commerce como una amenaza. Pero debemos aprovechar las ventajas del comercio electrónico y las palancas de su éxito para atraer al cliente a las tiendas físicas”, empezó diciendo Cristina Pérez, Directora de Commerce Kantar TNS durante su intervención.

Ambos formatos se encuentran y sellan una alianza que persigue el mismo objetivo: proporcionar al cliente una experiencia completa e inteligente. “Es un error implementar estrategias aisladas”, de esta manera lo percibe el Director de e-commerce de Carrefour, Rafael Sánchez-Sendarrubia. Esta compañía, que se encuentran en pleno proceso de digitalización, apuesta por la omnicanalidad para ofrecer una experiencia coherente al cliente, y explica que “cuando se combinan dos canales aporta una reducción del 50% de la tasa de abandono”.

Otro aspecto, que también se analizó en este encuentro fue “Cómo serán los Centros Comerciales en 2050”, título que llevaba la ponencia de Jorge Ponce, Main Board Director de Broadway Malyan. Comenzó explicando que “el nacimiento de la ciudad y el Retail se encuentran relacionados”. Para este experto, los cuatro desafíos con los que se debe enfrentar el retail son: la tecnología, la globalización, la urbanización y el cambio climático.  Por otra parte, señaló que “el retail se muda a la ciudad”, y que las grandes marcas, como Ikea, están empezando a dejar las grandes superficies que se encontraban a las afueras, para volver al centro de la urbe. Añadió, que en un futuro a los centros comerciales se les dará un uso mixto, “serán centros espectáculos, conciertos y eventos masivos”.

 

La apocalipsis retail pasó a mejor vida

Es un poco exagerado hablar de la apocalipsis del retail físico, “este tipo de espacios  son muy valiosos”, así fue como, rompió una lanza a favor de la supervivencia de la tienda física, y empezó su ponencia Pedro Esquivias, Director General Cliente de Grupo Tendam Retail. De hecho, aseguró que la tienda física puede contribuir de manera relevante al éxito del negocio online, “la apertura de tiendas físicas puede suponer un crecimiento del 37% en el tráfico online en ese mercado”, asegura Esquivias.

No podemos pasar por alto, que dos terceras partes de los consumidores prefieren ir a la tienda física, y recalcó que “la conversión es siete veces mayor que una tienda online”. Respecto a la eficiencia operativa, y según su experiencia, comentó que el coste de entregas y devoluciones en tienda “puede ser hasta un 80% inferior a las entregas desde almacén utilizando empresas de paquetería”.

Ni todo es digital, ni todo es físico, en ese punto intermedio se encuentra la senda que marca el camino hacia el entendimiento mutuo. La tecnología derriba las barreras del retail físico, acorta las distancias y agiliza el proceso de compra dentro de la tienda. Esta alianza fomenta la experimentación y la inspiración, “el mundo físico permite diseñar experiencias difícilmente replicables en el mundo digital, y al mismo tiempo, se puede aplicar soluciones tecnológicas que permitan potenciar la capacidad de nuestro personal de tienda para personalizar la experiencia de compra”.  Una unión en la que todos salen ganando, y en la que también entra en juego, el componente social y lúdico redefiniendo las experiencias en la tienda, según Pedro Esquivias, “potenciar los elementos lúdicos incitan a los clientes a permanecer más tiempo en el establecimiento. Impulsar el rol de los flagships como centros de encuentro social dentro del paraguas de marca”.

Atrás quedaron los tiempos en los que se vaticinaba a la tienda física un destino con los días contados, en el que únicamente la tienda digital podía disfrutar de un futuro con vistas esperanzadoras. Ahora la realidad es otra, el mundo físico y el mundo digital se necesitan. Juntos suman y esta unión será el punto de partida del Nuevo Retail.