Ha llegado el día en el que los consumidores dan rienda suelta a su apetito por las ofertas convirtiendo el Black Friday en un festival de precios. Una de las citas más esperadas para el Retail durante la cual el 67% de las personas, según indica la encuesta realizada por Directia, la unidad de negocio de Mediapost, aprovecharán para hacerse con esos productos que llevan tiempo reservados en su lista de los deseos.

Ésta es una de las fechas más esperadas en las que los consumidores gastarán más que en el resto de las rebajas. De hecho, el Black Friday siempre ha sido el día de mayor facturación para el Retail, aunque es cierto que esta época nada tienen que ver con los anteriores años y ahora el consumidor es más consciente y selectivo con las ofertas.

Se ha podido observar que la cuota de ventas en las promociones desde el mes de abril ha ido subiendo, lo que puede interpretarse como un indicador de un creciente apetito por las ofertas y descuentos. En este contexto, el Black Friday se convierte en un escenario perfecto que puede ayudar a remontar a esas categorías que sufrieron durante el confinamiento, como por ejemplo la belleza.

Los retailers son conscientes de que ha llegado su momento y es ahora cuando tienen que darlo todo. El 78% de ellos ofrecerán los mayores descuentos del año, tanto en tiendas físicas como online. Nunca las promociones habían condicionado tanto las ventas como este año.

Sin embargo, los últimos datos que la consultora Nielsen Media ha publicado recientemente es que este año el Black Friday será algo más austero. El gasto se concentrará en compras prioritarias, el 70% de los españoles aprovecharán para comprar principalmente moda pero sin excederse de los 100 euros. En cuanto a los productos de belleza, los perfumes y las fragancias, que son la segunda partida de gasto más importante en esta campaña, en torno al 60% de los consumidores admiten que se hará con algún artículo, pero sin superar también los 100 euros (45%).

No es un buen momento para nadie y somos conscientes que los canales online han servido durante la pandemia de salvavidas a los retaileres.  De hecho, se vaticina que durante este Black Friday siete de cada diez consumidores hagan sus compras online.

Sin embargo, las tiendas físicas tienen mucho que ofrecer, y así lo desvela el informe Adyen del Retail 2020, “tres de cada cinco europeos (un 58%) todavía prefiere comprar en tienda física y más de la mitad (el 52%) está deseando volver a comprar en las tiendas solo por placer, una vez finalice el período de pandemia”.

El entusiasmo creciente por el comercio electrónico no supone un detrimento para la experiencia física. Sin embargo, más allá de centrarnos en esa diferencia entre el medio físico y el digital, es necesario que el retail deje atrás esas comparaciones y apueste por el comercio unificado. Según explicó Laureano Turienzo, Presidente y Fundador de la Asociación Española de Retail “tenemos que dejar de hablar de canal online o offline, sólo existe uno, el cliente”.

Es difícil predecir los patrones de compra en estos tiempos sin precedentes, no obstante todos compartimos la certeza de que el retail se juega mucho durante estos días. La clave de su éxito será aprovechar lo mejor de ambos entornos, de esta manera podrá ofrecer una experiencia alineada con las necesidades de un consumidor hibrido que lo quiere todo y lo quiere ya.