El coronavirus ha echado el freno a la economía global y, por primera vez en nuestra historia reciente, se han cerrado las tiendas de manera masiva. A diferencias de otras crisis ésta es temporal, pero irremediablemente va a cambiar la trayectoria del sector retail y los hábitos de consumo.

Muchas incógnitas e incertidumbres siembran este escenario sin precedentes. Cuándo y cómo volverán a abrir las tiendas, de qué manera lo harán… Éstas son algunas de las cuestiones que sobrevuelan las inquietudes de un país que lleva un mes viendo la vida pasar desde sus balcones y preguntándose si las cosas volverán a ser como antes.

Nadie sabe con certeza qué pasará, pero según las estimaciones que ha realizado la consultora Deloitte, desde el momento que se levante el confinamiento pasarán al menos siete meses hasta que los sectores clave de la economía se acerquen a la normalidad. Y no lo harán todos al mismo ritmo. La recuperación se realizará en tres fases. La primera, de aislamiento y restricciones a la movilidad podría finalizar aproximadamente a principios de junio. A partir de entonces, se iniciaría la fase de estabilización. En este momento, los sectores más beneficiados sería la restauración, el ocio, y el retail. Este último experimentará una gran subida inicial impulsada por el aplazamiento de las compras durante todos los meses anteriores, que luego se estabilizará.

No todos los comercios colgaran el cartel de abierto al mismo tiempo. Según las predicciones del experto Laureano Turienzo, Presidente de la Asociación Española del Retail, comenta que quién primero lo harán serán los negocios que “tienen menos contacto con el cliente.  Aquellos en los que históricamente ha habido en medio un mostrador. Como tiendas moda, grandes almacenes, perfumería, loterías …etc “

Después los restaurantes “como es lógico se implementarán medidas con la seguridad personal de los empleados. Pero también es posible que se establezca una distancia mínima entre mesas, o incluso un número máximo de personas por mesa”. Por último, el ocio y espectáculo que «también tendrán que ajustarse a restricciones».

Estima Deloitte que los sectores que recuperarán más lento el pulso a la economía serán el turismo y viajes, y este acontecimiento tendrá lugar entre los meses de octubre y noviembre de este año.

Por lo tanto, la normalización requiere su tiempo, y no será de un día para otro. El retail se enfrenta a una situación sin precedentes, y no sabemos cuánto durará, ni cómo exactamente superará este desafío. Es difícil predecir el comportamiento de los consumidores, y de qué manera va a influir esta situación sobre sus hábitos en particular, y sobre la economía del país en general, sin embargo tenemos la certeza de que serán ellos los que tendrán la clave en este nuevo escenario.