El retail se encuentra inmerso en una de las transformaciones más importantes de la historia, y el interiorismo de los locales comerciales se ha visto salpicado por esta revolución. El sector está viviendo en sus propias carnes cómo soplan esos nuevos aires, que anuncian que las cosas nunca volverán a ser las de antes. Un sector, que como muchos otros, no le queda más alternativa que seguir la estela innovadora que va dejando tras de sí la tecnología. Si bien es cierto, que esta vorágine en el ciberespacio, ha hecho que se desatendieran las tiendas físicas mientras las marcas centraban sus estrategias en desarrollar las ventas online.

En la actualidad, la digitalización de las tiendas se ha convertido en una realidad. Las grandes empresas lo saben, también las pequeñas, y todas ellas, dentro de sus posibilidades, buscan nuevos formatos que les permita llegar a los clientes de la forma más eficiente y en el momento exacto para atraerles al punto de venta.

Dentro de este contexto, fusionar el mundo físico y el digital, y aprovechar las ventajas de cada uno de ellos, será la clave que permitirá ofrecer al cliente experiencias personalizadas y bidireccionales en tiempo real.

Los grandes retailers están transformando sus espacios gracias a la tecnología, buscando alternativas al modelo actual. En la era del e-commerce se tiende a pensar a lo grande, y el futuro de las tiendas físicas debe impulsar esas experiencias únicas que atraigan al consumidor.

La empresa H&M no quiere quedarse fuera de juego, y acaba de estrenar un nuevo concepto de tienda. La ventas de la marca inglesa llevaban los últimos años estancadas, y han decidido probar suerte con un acogedor espacio en un lujoso vecindario de Estocolmo, donde no solo se compra sino que además disponen de una cafetería, se pueden tomar cócteles y practicar yoga.

Indetex también se ha sumado a esta tendencia de renovación, y ha cerrado puntos de venta más pequeños de Zara para centrarse en las tiendas más grandes y lujosas. Espacios diáfanos con pocas prendas, suelos y mostradores de color blanco inmaculado, doble altura de fachada sin escaparates, pantallas de grandes dimensiones con imágenes en blanco y negro. Esta marca dispone de unos espejos que gracias a la aplicación de la tecnología RFID (identificación por radiofrecuencia) pueden detectar la prenda más cercana y proyectar la imagen. En un futuro cercano, también proporcionaran sugerencias de estilismos. Para Zara, integrar la venta online en las tiendas físicas es la clave para competir con Amazon.

Por su parte, el gigante americano no deja de abrir tiendas, quiere llevar la experiencia de compra que tienen sus usuarios a las tiendas físicas. En su día, ya lo hizo con Amazon Go, el punto de venta donde los compradores no tienen que pasar por caja, y ahora estrena un nuevo tipo de tienda Amazon 4-star, en sus escaparates solo habrá lugar para los mejores productos de la compañía estadounidense.

Atrás quedaron esos tiempos en los que los peores presagios vaticinaban para el retail un futuro con los días contados, en los que había que decantarse entre la tienda digital o la tienda física, porque solo había lugar para una de ellas. Según, los últimos datos ofrecidos por Ofertia.com, el 87,8 % de los españoles prefieren las tiendas físicas para comprar productos de alimentación. Datos que nos muestran hacia donde apunta las preferencias del consumidor en este sector específico.

El consumo evoluciona y el diseño del retail debe adaptarse a esos cambios. Por este motivo, se debe pensar en términos a largo plazo, e implementar una estrategia digital holística, no solo orientada al e-commerce sino también, e incluso más importante, a dirigir el tráfico hacia la nueva tienda física.